Miércoles, 16 Agosto 2017 12:29

 

Mexicanos en importante misión espacial

 




El lunes 14 de agosto, la compañía espacial SpaceX, en colaboración con la NASA, llevó a cabo con éxito el lanzamiento del cohete Falcon 9 desde cabo Cañaveral en Florida, Estados Unidos. La misión de este cohete fue transportar suministros y equipamiento a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). Una de las principales características de la compañía SpaceX para el desarrollo de cohetes, es la reutilización de los mismos, lo que hace más eficientes los viajes espaciales.

Entre los suministros y el equipo de investigación que llevaba el Falcon 9, se encuentra un instrumento para medir rayos cósmicos. Un instrumento similar, denominado CREAM (del inglés: Cosmic Rays Energetics and Mass), se había hecho volar sobre la Antártida en globos aerostáticos de la NASA, entre los años 2004 y 2010, para recolectar rayos cósmicos de alta energía, así, el acrónimo del nuevo instrumento resultó ser ISSCREAM, recordando al sabroso postre. El nuevo aparato recolectará rayos cósmicos en la Estación Espacial Internacional durante un período de 3 años, lo que permitirá a los científicos obtener una vista más clara del cosmos, esto permitirá validar la teoría sobre si las supernovas son responsables de la mayoría de los rayos cósmicos de alta energía.

El ISSCREAM pesa aproximadamente 1,300 kilogramos y estará ubicado en la plataforma expuesta del Módulo Experimental Japonés, Kibo. Para la medición de rayos cósmicos, el nuevo instrumento utiliza primero un detector hecho de silicio para medir la carga eléctrica de los rayos incidentes, permitiendo identificar si se trata de electrones, protones y hasta núcleos atómicos tan masivos como el hierro, posteriormente, otro detector del ISSCREAM, denominado calorímetro, utiliza varias capas de carbón que sirven de blanco para producir cascadas de partículas secundarias. Al atravesar sensores eléctricos y ópticos, éstas últimas permiten determinar la energía de los rayos cósmicos. En la construcción del ISSCREAM participó un grupo de investigadores del Instituto de Física de al UNAM, a cargo del Dr. Arturo Menchaca, Coordinador General del Consejo Consultivo de Ciencias. Una tecnología similar fue empleada por el mismo grupo en la Pirámide del Sol de Teotihuacán con el objetivo de estudiar el interior de ese monumento.



Inicio