Miércoles, 15 Noviembre 2017 18:14

 

¿Cómo está conformada la Vía Láctea?



congres

 



Como parte del segundo ciclo de conferencias “Charlas con Premios Nacionales”, organizadas por el Consejo Consultivo de Ciencias (CCC) en colaboración con el Fondo de Cultura Económica (FCE), el próximo jueves 16 de noviembre a las 19:00 hrs., la Dra. Silvia Torres Castilleja, Investigadora Emérita del Instituto de Astronomía de la UNAM, impartirá la Charla “Un recorrido por la Vía Láctea”.

La sede para esta cuarta conferencia será la Librería Rosario Castellanos del FCE, esta plática tiene como objetivo mostrar algunos ejemplos de distintos cuerpos que conforman la Vía Láctea y la relación de la Galaxia con otras galaxias cercanas. En entrevista con el CCC, la Dra. Torres explica más a detalle cómo entendemos la Vía Láctea hasta ahora, cuáles con los instrumentos que se utilizan para explorar nuestra galaxia y saber cómo se relacionan entre sí estas agrupaciones de cuerpos celestes y cuáles han sido los últimos descubrimientos más relevantes en astronomía.

De acuerdo con la Investigadora Emérita del Instituto de Astronomía, la Charla “Un recorrido por la Vía Láctea” trata de mostrar los distintos cuerpos celestes que conocemos y forman parte de nuestro sistema de estrellas donde está inmerso el sol. La Vía Láctea es un enorme sistema, conformado por más de 200,000 millones de estrellas, algunas están organizadas en agrupaciones, mientras que otras están sueltas. Además de estrellas, la Vía Láctea también está compuesta por planetas, gas y polvo. Todos estos cuerpos celestes son objetos actuados por la ley de la gravitación universal, se mantienen en constante movimiento y se están modificando internamente.

¿Cómo es posible explorar el espacio?

La Dra. Silvia Torres explica que existen numerosos instrumentos disponibles para estudiar los cuerpos celestes, por ejemplo, los telescopios ópticos que son los más tradicionales, también se utilizan telescopios de luz infrarroja que permiten observar estrellas que se encuentren detrás de nubes de polvo. Con los instrumentos de ondas de radio, se observan las nubes de gas frío; los telescopios ultravioletas permiten conocer las estrellas más calientes, y los instrumentos de rayos X permiten medir diferentes energías.

La investigadora también añadió que “estamos usando el conocimiento que proviene de los distintos telescopios disponibles y todo ello nos da una imagen coherente de lo que es nuestra Galaxia, de cómo está organizada, pero además, a través de la observación de otras galaxias podemos imaginarnos y tratar de estudiar la nuestra, porque no podemos conocer a profundidad su forma final, no nos podemos salir de nuestra galaxia para tomarle una fotografía, sino que tenemos que basarnos en semejanza con otras galaxias para ver en qué se parecen y en qué son distintas para entender mejor la nuestra.”

La Dra. Torres señala que nuestra galaxia forma parte de una familia de galaxias llamada “El Grupo Local”, que está formada por alrededor de 50 galaxias que se encuentran girando, una alrededor de la otra. En algunos casos, las galaxias pequeñas son satélites de las galaxias grandes.

Con respecto a El Grupo Local, son 2 las galaxias más grandes, una es la Vía Láctea, en la que habitamos, y otra es la Galaxia de Andrómeda. La Vía Láctea por su parte, tiene dos galaxias satélites y es posible que ya se haya canibalizado otras pequeñas galaxias. “Usamos la palabra canibalizado porque se ha “comido” a sus semejantes. No es que les haya hecho daño, sino que las estrellas de una galaxia y las estrellas de otra se han mezclado, y pasado el tiempo se vuelven indistinguibles. No hay colisiones, ni grandes tragedias ahí. A la larga, también la Vía Láctea se va a colisionar con la Galaxia de Andrómeda y posiblemente se fusionen”, aclaró la investigadora.

De acuerdo con la Dra. Torres, los conocimientos que existen hasta ahora sobre la historia de las galaxias y su formación, es el producto del estudio de muchos investigadores a lo largo de muchos años, y añadió, “es el trabajo de mucha gente y solo a través de esto es como podemos entender las formaciones del espacio, aunque nos quedamos siempre con la duda de qué tanto realmente estamos entendiendo. Es posible que nada más estemos entendiendo una pequeñísima parte.”

Asimismo, la ponente de la Charla, indica que la mayor parte de este conocimiento, se ha obtenido en los últimos 100 años, sin embargo, también se puede decir que, en el presente, hay más investigadores, más equipo y más talento atendiendo estos problemas, es así, que nuestra visión del universo va cambiando rápidamente, se abren nuevas perspectivas y nuevos panoramas.

Finalmente, la investigadora recientemente distinguida como Honoris Causa por la UNAM, expuso que en los últimos 20 años han habido cambios muy significativos en el conocimiento y entendimiento del espacio, puesto que se descubrieron los planetas alrededor de las estrellas, se descubrió la aceleración del universo, y cabe resaltar que el más importante descubrimiento han sido las ondas gravitacionales que se observaron por primera vez el año pasado, y concluyó, “este ha sido el descubrimiento más importante, porque estamos conociendo otras formas de ver el espacio”.



Inicio