Martes, 29 Junio 2021 08:21


Continuando con nuestra reseña del papel de la aspirina en plantas, debo de resaltar que en 1998 publicamos un artículo en el que demostramos que el ácido salicílico, estimulaba significativamente el crecimiento de la raíz, de algunos cultivos como la soya. Este descubrimiento nos permitió consolidar una serie de bioensayos que pudieron despejar con claridad que concentraciones muy bajas de esta molécula, producían efectos por demás interesantes. Hicimos numerosos ensayos para poder contestar el cuanto, cuando y como aplicar el salicílico para poder obtener resultados que fueron muy bienvenidos en el ambiente científico.

Resalto, que detectamos que el ácido salicílico, inducía precocidad en la floración de las plantas ornamentales, también en frutales como papaya, entre otros. Los experimentos se llevaron a cabo en la península de Baja California con grandes empresarios que exportaban hortalizas a Estados Unidos, de igual forma en el centro del país, y en la península de Yucatán. Plantas como las violetas, gerberas, chile habanero, pepino, jitomate, etc., fueron un grupo de hortalizas de altísimo valor comercial que respondían a concentraciones de una micro mola de ácido salicílico. El descubrir que concentraciones tan bajas, eran suficientes para producir el efecto que morfológicamente podríamos observar y cuantificar, nos condujo a reafirmar lo que es una hormona vegetal. Esto es que una molécula que a muy bajas concentraciones produce efectos impresionantes en los tejidos vegetales o en las plantas. De esa forma, pudimos contestar el cuanto necesitaban las plantas para estimular sus respuestas morfofisiológicas que incrementaban significativamente el rendimiento de estas especies. Describimos que son muy bajas las concentraciones que se tienen que aplicar para producir el efecto en el desarrollo que fue clave para hablar de nanotecnología.

También descubrimos que la época de aspersión o aplicación de este regulador del crecimiento debería de ser en etapas tempranas del desarrollo de las plántulas. En algunas ocasiones pudimos observar el tremendo efecto que tenía sobre el sexo de las plantas como era el caso de la papaya. Los resultados fueron capitalizados por horticultores de muchas partes del mundo. De igual forma nos sorprendió que la bio-productividad de las plantas se aumentaba significativamente. Con base en los resultados de que se estimulaba el desarrollo radical, decidimos revisar si ese sistema absorbía mayor cantidad de nutrientes y entonces podíamos explicar la expresión de la productividad de las plantas. El doctor Cesar Tutuch, graduado en suelos del Colegio nos resolvió la incógnita informándonos que los datos cuantitativos de nutrientes eran significativamente mayores en las plantas tratadas con ácido salicílico en comparación con el control.

La aspersión de esta molécula nos dio sin número de resultados positivos y pudimos integrar un producto natural orgánico que no tiene efecto residual como esperaríamos de los agroquímicos usualmente utilizados en procesos de incrementar los rendimientos de las plantas de interés agrícola. Además, anotábamos que el costo de este producto era sumamente barato por lo que la economía de su aplicación era accesible para todo tipo de productor. De igual forma la molécula del salicílico es de fácil aplicación, un producto es sumamente sencillo y no riesgoso. Ciertamente hay detalles importantes, que por el tipo de publicación no es necesario anotar. Se debe de insistir en el hecho de que el incrementar el tamaño de la raíz es uno de los grandes sueños de los que se dedican a la agricultura y en especial a la agricultura orgánica ahora que se ha favorecido el consumo de estos productos. Uno de los notables beneficios de este tipo de moléculas es el hecho de que son productos naturales, que han sido probados por el hombre desde la época de los egipcios y sabemos que es un fármaco muy utilizado en todos los países del mundo.

Creemos que pronto como está ocurriendo en Asia el ácido salicílico vendrá a ser utilizado en plantas tanto como en animales, para integrarse a una rutina que beneficiará a numerosas personas, ahora que tenemos la urgente necesidad de incrementar la producción de alimentos. Hemos podido validar sus efectos en todas las especies que hemos utilizado. Fue sorprendente saber que las angiospermas y las gimnospermas responden a este regulador de crecimiento, hecho que se tiene que ver con otro lente. Nuestros ensayos con el reino micota también son promisorios. La aplicación hecha con aspersores manuales y avión han sido positivos.

La anterior reseña es producto de prácticamente 50 años de investigación del efecto de la aspirina en plantas. Dicha investigación se llevó a cabo en tres países, Estados Unidos, Gran Bretaña y México. Participaron numerosos estudiantes de varias instituciones mexicanas. En el centro de botánica, del Colegio de Postgraduados, de la Sader facilito la libertad académica para conducir mucha de la investigación durante muchos años. Es importante rescatar ese ambiente académico elemental para poder discutir, proponer y revisar el avance de la ciencia, utilizando entre otras cosas, las revistas científicas. En el siglo XXI, tendremos que innovar de manera significativamente, muchas de las aportaciones científicas que prevalecen, por la importancia de mantener la especie humana, como un estandarte que ha sido por más de veintiún siglos dominante en el planeta tierra.



*Miembro del Consejo Consultivo de Ciencias,
Coordinador de Agrociencias de la Academia Mexicana de Ciencias
Investigador del Centro de Investigación Científica de Yucatán
Premio Nacional de Ciencias y Artes 2000

Inicio