Miércoles, 18 Noviembre 2020 08:59

Alfonso Larqué

Perspectivas de la Fisiología Vegetal en México

Alfonso Larqué Saavedra*

Miembro del Comité de Tecnología y Diseño Comité de Tecnologia y Diseño



Los fisiólogos vegetales en México están participando en áreas de urgente atención como la biorremediación, cambio climático, alimentación, energía, etc. Y ahora de manera urgente debe de atender la fisiología vegetal de las plantas medicinales sobre todo, aquellas que se reportan tienen efectos importantes en la salud. La herbolaria maya por ejemplo esta bastante estudiada, no así los aspectos fisiológicos de estas especies. El 7 de diciembre del 2017, con el apoyo de la Academia Mexicana de Ciencias, académicos de diferentes instituciones acordaron crear la Red Mexicana de Fisiología Vegetal. Su establecimiento ocurre 30 años después de publicada en la revista Ciencia, de la citada Academia, la Historia de esta disciplina en México.

La fisiología vegetal debe integrarse al movimiento de globalización que ha modificado el desarrollo económico y social de la humanidad en el siglo XXI. En este contexto es igualmente importante integrar la innovación y competitividad como parte del quehacer de la fisiología vegetal en el marco de la era del conocimiento. Después de la publicación en 1987 sobre la historia de la fisiología vegetal en México se planteó el nacimiento del postgrado en el Colegio de Postgraduados en Fisiología Vegetal en 1990 y se declara a nivel nacional que esta disciplina científica es fundamental.

Como producto del esfuerzo nacional por impulsar esta área del conocimiento, los investigadores del campo de la fisiología vegetal de México, aumentaron significativamente su presencia publicando en las mejores revistas especializadas sus trabajos hechos en el país. De tal suerte que en los últimos años se han llevado a cabo en México reuniones del mayor reconocimiento mundial dentro de la Fisiología Vegetal, tal es el caso de la reunión de la American Society of Plant Physiology, en la ciudad de Mérida Yucatán, la reunión de la International Plant growth substances Asociation en Puerto Vallarta Jalisco, la reunión de la American Plant growth regulation working group en Puerto Vallarta Jalisco, las reuniones de Horticultural Sciences (Acta horticulturae) en fruticultura en Saltillo Coahuila y la de Microprogapagation en Playa del Carmen Quintana Roo.

En todas ellas los fisiólogos mexicanos han participado en los comités nacionales y reportaron sus avances de investigación. Del análisis de las presentaciones de esas reuniones se pueden señalar los campos que se han venido privilegiando.

1.- Fisiología vegetal de los organismos vegetales y su entorno.
2.- La transmisión de señales.
3.- Desarrollo vegetal para atender la producción de alimentos y energía.

En la actualidad la fisiología vegetal como todo campo del conocimiento ha ido integrando y complementándose con otras áreas del conocimiento que progresan en su búsqueda por conocimiento utilizando tecnologías cada vez más sofisticadas. Destacan 3 áreas cuyas tecnologías se han integrado de manera clara y son utilizados de manera sistemática en la fisiología vegetal del siglo XXI:

1.- el desarrollo de técnicas moleculares.
2.- la información georeferenciada de los satélites.
3.- el avance en el conocimiento de la biodiversidad que aporta conocimiento nuevo sobre filogenia, etc., que permiten estudiar como han cambiado los sistemas fisiológicos de las plantas.


En este contexto la investigación en la fisiología vegetal con sus dos grandes visiones, la básica o fundamental y la practica o aplicada van de la mano con la obligación intelectual de aportar la información pertinente para dar respuestas a las preguntas centrales que se formulan como producto del avance del conocimiento.

La fisiología vegetal del siglo XXI debe participar de manera dinámica en los llamados servicios ambientales. Específicamente anoto 3 de ellos.

a.- alimentación y salud.
b.- cambio climático y
c.- bioenergía.


Solo para ilustrar estos servicios resalta que en el campo de la alimentación hay que cuestionar, por ejemplo, los modelos de acopio de las respuestas de las plantas a la fertilidad química y no química. La trangenie que es una de las ofertas tecnológicas de la biotecnología, hay que expresarla en términos de la fisiología vegetal. En otras palabras, que procesos fisiológicos son recomendables de ser alterados por el proceso de introducción de genes para favorecer el índice de cosecha, precocidad, tamaño de fruto, resistencia a condiciones bióticas y abióticas, entre otras. Los biólogos moleculares demandan de manera permanente se les indique que sistema fisiológico hay que modificar para proceder a la búsqueda, aislamiento, clonación e introducción de aquellos genes que den ventajas competitivas a los cultivos.

En este sentido, por ejemplo, hay que anotar con precisión el parámetro fisiológico indicador de susceptibilidad o resistencia a sequía que es fundamental ante la amenaza del cambio climático. ¿Será necesario incrementar la sensibilidad estomática o favorecer la modificación de la pared celular de los plastidios para que la rubisco pueda captar mayor cantidad de bióxido de carbono?

De los 20 objetivos del milenio planteados para el 2020 por el MA (Milenium Ec. Assessment), hay algunos en los que la fisiología vegetal es fundamental para que se cumplan dichos objetivos. Resaltan aquellos que tienen valor de consumo (sobre todo alimentos y energia) y otros no de consumo como salud y estéticos (acumulacion de metabolitos secundarios y flores, por ejemplo) Es de todos conocido que en el pasado fueron claras y tangibles las contribuciones de la fisiología vegetal en la productividad vegetal, en esta nueva propuesta de servicios ambientales se tendrán que hacer una serie de propuestas con nuevas preguntas para que las agencias que financian la ciencia sigan apoyando aquellos proyectos innovadores que realmente permitan anticipar novedosas contribuciones e impactos en el campo a nivel subcelular, celular, organismico, o a nivel de ecosistemas, utilizando también la tecnología de la bioinformática para analizar los resultados en el marco de las otras ciencias y concertar nuevos avances científicos y tecnológicos.

La innovación por consecuencia será clave para potenciar el valor de la fisiología vegetal. Una buena revisión de la literatura especializada de las contribuciones de los fisiólogos vegetales de México en el contexto internacional es una tarea pendiente que debe permitir hacer una nueva propuesta para validar la calidad y el avance de la fisiología vegetal nacional en aras de un nuevo marco de acción, para fortalecer el postgrado y posicionar la importancia de esta disciplina en el futuro inmediato.

Por la nueva forma de apreciar el valor de la ciencia, es claro que solo las nuevas propuestas con proyectos de amplio espectro y largo aliento tendrán apoyo financiero. No así aquellos proyectos que pretendan contestar preguntas casuísticas de limitada proyección. Una estadística elemental de los proyectos que reciben financiamiento de agencias nacionales e internacionales para realizar fisiología vegetal es igualmente obligada para hacer la prospectiva de tan importante diciplina científica.



*Coordinador de Agrociencias, Academia Mexicana de Ciencias,
Miembro del Consejo Consultivo de Ciencias,
Centro de Investigación Científica de Yucatán.

Inicio