Miércoles, 10 Mayo 2017 12:00

img-nota

Con más ciencia nuestro país estará mucho mejor: David Kershenobich, Premio Nacional de Ciencias 2016

David Kershenobich*

Mayo 10, 2017
La Crónica de Hoy, Opinión

El Dr. David Kershenobich Stalnikowitz es pionero en la investigación clínica de las Hepatitis C en México. Sus investigaciones se enfocan al estudio de la fisiopatología de la cirrosis hepática, fundamentalmente en el campo de la fibrosis, sus estudios demostraron por primera vez que la cirrosis hepática en humanos podía ser reversible. En 1998, en conjunto con Don Antonio Ariaza Canadilla, creó la Fundación Mexicana para la Salud Hepática, mediante la cual fue posible la vacunación universal de los niños mexicanos contra hepatitis B, el tratamiento con inmunosupresores a niños trasplantados de escasos recursos y el fomento a la investigación en hepatología.

En entrevista con el Consejo Consultivo de Ciencias, el Dr. David Kershenobich Stalnikowitz, galardonado con el Premio Nacional de Ciencias 2016, platica sobre la asistencia, investigación y educación como ejes fundamentales de la práctica de la medicina, así como la importancia de la congruencia y el orgullo de ser miembro y director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, INCMNSZ.

image

1. ¿Qué significa para usted haber sido galardonado con el Premio Nacional de Ciencias y Artes?

Recibir el Premio Nacional de Ciencias es un hecho muy relevante en mi carrera profesional. Este galardón llega 50 años después de haberme recibido como médico, lo cual me hace reflexionar y pensar que he trabajado de manera adecuada y congruente.

Siempre he creído en la importancia de “reflejar congruencia”, por lo que también debo reconocer que es un premio a la labor del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, que precisamente en 2016 acaba de cumplir 70 años de su fundación haciendo una labor muy congruente a lo largo del tiempo. Por eso digo que es un reconocimiento personal y a la vez, institucional: si no hubiera trabajado en el Instituto, hubiera sido muy difícil llegar hasta aquí.

2. ¿Cómo fue el camino para llegar hasta aquí?

No ha sido algo planeado: más que un propósito, es algo que tiene que reflejar lo que uno hace cotidianamente. Para mí, la parte fundamental ha sido el compromiso con los pacientes, porque si bien es cierto que hacemos investigación y educación, finalmente, todo está centrado alrededor de la atención a ellos. Otro factor importante es haber aprendido de grandes maestros que, en la práctica cotidiana de la medicina, uno se puede plantear preguntas o se pueden dar interrogantes y, finalmente, hacer un poco de investigación en lo que más nos gusta hacer.

3. ¿Qué responsabilidades implica ser reconocido con el máximo galardón que otorga el gobierno mexicano en esta materia?

La práctica de la medicina incluye asistencia, investigación y educación. En este momento creo que la principal responsabilidad es la transmisión a las nuevas generaciones: en la manera en la que nosotros podamos permear ese conocimiento hacia gente joven y ayudarla a encausarse, entonces estaremos cumpliendo con la responsabilidad de proporcionarles las facilidades para que puedan hacer trabajos de investigación.

Por otra parte, y creo que en estas épocas es muy importante, es que estamos desarrollando una unidad de propiedad intelectual para que el mismo investigador pueda tener estímulos. La actividad de investigación no es fácil, requiere conseguir financiamiento, y muchas cosas más, pero creo que la manera de estimular las ideas y premiarlas a través de propiedad intelectual puede ser el camino apropiado para desarrollar la investigación en México.

4. Más de 10 Premios Nacionales de Ciencias se han entregado a investigadores del INCMNSZ, ¿dónde ubica esto al Instituto?

Por eso es muy importante la congruencia y el modelo. Si algo se pude decir del Instituto es que creamos modelos de atención, de investigación y de enseñanza que después pueden ser replicados en otros sitios. Que seamos trece los miembros que hemos ganado este premio, nos convierte en el instituto de salud que mayores veces lo ha obtenido.

Es reflejo de una cultura de investigación, entendiendo que es a través de ella que podemos tener nuevos conocimientos y podemos progresar, mejorar la medicina para dar calidad a los pacientes. Esto, sin duda, habla de la consolidación del Instituto y la congruencia que tiene con sus propósitos.

5. ¿Cómo lograr que los jóvenes consoliden una carrera en las ciencias y que los grandes médicos tengan oportunidades para desarrollar su trabajo?

Quizá una de las cosas más importantes que tiene este Instituto es la selección de sus residentes. Para que alguien pueda presentar su candidatura tiene que estar en el percentil 10 más alto de su universidad y recibimos más de 500 que califican dentro de ese percentil. Después de un examen y varias entrevistas, se empieza a seleccionar al grupo de médicos jóvenes que se convertirán en residentes. Es así como desde el proceso de selección la gente joven empieza a quedarse inserta en este modelo que privilegia la investigación… y todos hemos pasado por esto, prácticamente la mayoría de los Premios Nacionales Ciencias del INCMNSZ hicimos la residencia aquí.

Otra cosa en la que insistimos mucho es que la mayoría de los residentes que se van a quedar, se vayan al extranjero a hacer ser una estancia posdoctoral que les permita tener una visión global de qué es la medicina. Yo tuve la oportunidad de hacer mi doctorado en Londres, lo que me permitió abrir distintas perspectivas de la medicina y formar redes que ayudan a que fluya la investigación. Mal haríamos si sólo los formamos aquí y no entendiéramos que la medicina, al igual que la competencia, es global.

6. ¿Cuál es el panorama para la ciencia y la investigación en México? ¿Cómo ha avanzado y qué falta?

Veo un panorama muy optimista. Por ejemplo, hace unos meses vino el doctor Eric Lander, uno de los que describió el genoma. Lo invitamos a dar una conferencia con motivo de los 70 años del Instituto para que nos diera su perspectiva sobre la medicina. Platicó con los jóvenes y ellos le dijeron que, al visitar lugares como el MIT, se han sentido inhibidos por el nivel de preparación de las personas. La respuesta de Lander fue muy interesante, les dijo: “ustedes están mejor, mucho mejor que mi gente muy preparada porque mi gente está enfocada en un campo y aquí ustedes se preparan en un campo muy amplio y después pueden escoger”.

México no tiene completamente desarrollada su ciencia, pero tiene muchos campos de oportunidad, lo cual le da grandes posibilidades de seguir desarrollándola y de la mejor manera. Por ejemplo, en cuestiones de propiedad intelectual no somos el país con más patentes, pero tenemos el potencial para convertirnos en un país ampliamente desarrollado. Estoy convencido de que el futuro es optimista y promisorio para México.

7. ¿Para usted qué es la ciencia?

La ciencia es la oportunidad de descubrir nuevas cosas, no necesariamente de aportar nuevas cosas, sino de descubrirlas. Creo que no hay nada más emocionante que darse cuenta de algo que era desconocido y que uno tiene la oportunidad de verlo. La ciencia también es algo que implica método, y ese método es muy importante para el desarrollo de un país. Estoy convencido que si tenemos más ciencia nuestro país estará mucho mejor.

 

*Director general del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ) y miembro del comité de Ciencias Naturales del Consejo Consultivo de Ciencias.

Inicio