Martes, 20 Octubre 2015 23:29

Entre Pares. Un ejercicio académico valioso









Los días 5 y 6 de octubre se llevó a cabo en Mérida, Yucatán, un evento definido como seminario, por demás interesante para la ciencia,  que se  anunció con el nombre de Entre Pares  y que convocó el Consorcio Nacional de Recursos de Información Científica y Tecnológica (Conricyt), que fue constituido desde el año 2010 y en el que se encuentran integrados las instituciones de la ANUIES (específicamente se señalan a la UNAM, Cinvestav, IPN, UAM, UDG) el CUDI  y el Conacyt.

El Director General del Conacyt así como dos de los directores adjuntos de dicho Consejo, participaron impartiendo conferencias que enmarcaron el espíritu de la reunión: incrementar la producción científica nacional y promover su difusión a nivel internacional.  Por la calidad del evento y de las presentaciones y talleres que integraron el programa  he considerado el  compartir algunos aspectos relevantes  del mismo y además porque según se informó en una de las intervenciones específicas, el mundo de las publicaciones en ciencia y tecnología tiene un valor en el mercado,  de 19 mil millones de dólares.

El evento fue coordinado en gran medida de manera excepcional por Conacyt a nivel nacional y a nivel local por el Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY) y  participaron fundamentalmente  los responsables o editores de las revistas científicas de México que están dentro del padrón de revistas del Consejo y bastantes empresas transnacionales que publican  revistas dedicadas a la ciencia y tecnología. En el programa participaron con presentaciones de alta calidad las  editoriales como Wiley ( que publica 2339 revistas), Nature Springer (2987 revistas), Elsevier (publica 3057 revistas) , Royal Society, Cambridge University Press, ,  American Physical Society,  Annual Reviews, Oxford University Press,  Chicago University Press, Thomson Reuters Web of Science, Taylor & Francis, American Chemical Society, Royal Society of Chemistry, CABI, ACSESS, American Society of Microbiology, American Society for the Advance of Science, Society of Industrial and Applied Mathematics, American Medical Association, CAS, etc. Además hubo talleres de altísima calidad que coordinaron diferentes empresas.

Uno de los talleres que mayor número de asistentes tuvo fue sin lugar a dudas el que coordinó la empresa Advancing Research Worldwide (ARW), quienes expusieron el tema  de “Las Publicaciones en el Siglo XXI”,  dirigido a  los interesados en publicar en revistas científicas del  presente siglo, específicamente  en alguna de  las llamadas de Acceso Abierto (Open Access)  que en términos generales iniciaron su aparición a principios del siglo y que están logrando posicionarse y desplazando a las revistas clásicas impresas en papel. Los expertos reseñaron con suficiente  detalle que algunas de estas revistas ya tienen factores de impacto  alto, como por ejemplo Plos Biology con 9.3. Se definieron los grupos de las  llamadas revistas Green, Gold, and Platinum Open Access, sus costos, cómo funcionan sus comités editoriales, la  rapidez de publicación, etc. Definieron por ejemplo los modelos de Springer Open, el de Springer Nature, F1000 y Plos One, que es una revista multidisciplinaria y  las llamadas revistas Híbridas. Un punto que llamó la atención fue la presentación de las llamadas revistas  “depredadoras” que   son en el mundo cibernético revistas  fraudulentas que ofrecen publicar artículos y que carecen de los requisitos de respaldo  académico como sería comité editorial, etc.  Anotaron que existe el DOAJ que es el directorio de las revistas acceso abierto, mismo que se puede consultar para saber más de este muy importante y dinámico método de compartir el conocimiento científico. Este directorio agrupa a 10611 revistas de 134 países. Durante el evento de manera muy especial se presentó el  doctor James Testa,  la historia del establecimiento de la empresa Thomson Reuters, que fundara el doctor Eugene Garfield a raíz de su artículo publicado el 15 de Julio de 1955 en la revista Science y que vendría a revolucionar y coordinar  el establecimiento del llamado “citation índex”. 

Otros expositores  abundaron en las definiciones de los temas como Factor de Impacto, el Factor H, el Journal Scientific Factor (JSF), el llamado Eigen Factor, etc., mismos que fueron ponderados por su valor para diferentes evaluaciones del quehacer científico. 

Como un tema central y a  manera de acto de distinción se realizó una sesión durante la cual se reconoció el esfuerzo que han hecho los editores y las instituciones que respaldan a las revistas mexicanas que publican el avance de la ciencia que se realiza en el país, fundamentalmente. En las dos reuniones dedicadas a este apartado, se resaltó el impacto de estas revistas en el contexto internacional.

Resultó muy relevante que durante el evento se invitara al Profesor Ferid Murad, Premio Nobel de Medicina y Fisiología 1998, quien dictó una conferencia magistral, hecho con el que se  constató la calidad y orientación del evento.

Por lo expresado en el seminario, considero que se debieron haber invitado expresamente a los miembros de  las comisiones de evaluación de Sistema Nacional de Investigadores (SNI), comisiones de promociones académicas, entre otros, para enriquecer el dinamismo intenso que existe en el universo de difusión de la ciencia que fue el espíritu de la reunión.

Se debe de felicitar a los organizadores de tan loable seminario. Seguramente se hará  el  esfuerzo por publicar las presentaciones de los expertos, máximo que como señaló el Director General del Conacyt en mayo de 2014 se hizo pública  la reforma de acceso a la información que señala la obligatoriedad de poner a disposición del sector social toda la información que sea financiada con recursos públicos.  El aclarar mucho de la terminología relacionada con las publicaciones de ciencia y tecnología es fundamental para la ciencia mexicana y definitivamente el propiciar que los científicos y tecnólogos  conozcan las diferentes alternativas vigentes hoy en día, fue una buena aportación.  No hay información que no sea valiosa cuando se hace ciencia, debemos acostumbrarnos a presentarla y a aceptar que existe el apoyo que brindan los expertos para redactar los documentos correspondientes y empresas dispuestas a comprometerse a difundir los avances. Ojalá y Conacyt pueda financiar que se presenten las regiones en donde se privilegie la ciencia y la tecnología, para multiplicar la tarea para incorporarnos a  la era del conocimiento y  favorecer la apropiación social del conocimiento.


El autor es Coordinador de Agrociencias,  Academia Mexicana de Ciencias; Investigador del Centro de Investigación Científica de Yucatán; Miembro del Consejo Consultivo de Ciencias.

Inicio