Miércoles, 05 Octubre 2016 09:30
MPS

La comunidad astronómica mexicana y su impacto en el contexto internacional y la formación de recursos humanos



Manuel Peimbert*



Si queremos que la investigación básica en astronomía tenga un impacto en la sociedad mexicana, de tal manera importante, que sea significativo en el desarrollo cultural del país y en la elevación de la calidad de la enseñanza, requerimos que el número de investigadores en el ramo alcance una masa crítica de alrededor de 20 astrónomos por millón de habitantes.

México tiene 116 millones de habitantes, entonces estamos hablando de alcanzar una meta de más de 2 300 astrónomos profesionales con el grado de doctor. En la actualidad contamos con alrededor de 230 astrónomos profesionales, una cantidad diez veces menor, dos por millón de habitantes. El número de astrónomos por millón de habitantes en Estados Unidos es de alrededor de 25 y en España es alrededor de 12.

La comunidad astronómica mexicana y su impacto en el contexto internacional

Llamaré comunidad astronómica mexicana o simplemente astrónomos mexicanos a los astrónomos trabajando en México. La comunidad astronómica mexicana incluye un poco más del 20 por ciento de astrónomos que nacieron en otro país. Más de 70 por ciento de los astrónomos mexicanos se doctoraron en el extranjero, la mayoría en Estados Unidos e Inglaterra, y algunos más en Francia, Alemania, España y otros países de Europa.

En la actualidad hay varias instituciones mexicanas que otorgan el doctorado en astronomía, las dos principales son la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE).

Los astrónomos mexicanos durante su doctorado y también después, establecen lazos de colaboración con astrónomos de otros países que mantienen durante toda su carrera. Los estudios de doctorado en el extranjero y la relación con investigadores de otros países han permitido que la astronomía en México se haya desarrollado adecuadamente sin los efectos nocivos de la endogamia.

La calidad de los astrónomos mexicanos es similar a la de nuestros colegas de otros países. Esta afirmación se puede medir de distintas maneras. Mencionaré cinco: a) el número de citas que obtiene a sus trabajos de investigación un astrónomo mexicano representativo es similar a las citas que obtiene un astrónomo representativo de otros países, b) la contribución y responsabilidad de los astrónomos mexicanos en los artículos elaborados con astrónomos de otros países es similar a la de los miembros de otros países, c) la representación de astrónomos mexicanos en organismos científicos internacionales como la Unión Astronómica Internacional y en la organización de coloquios y simposios internacionales también es similar a la de los astrónomos de otros países, d) los astrónomos mexicanos han obtenido distinciones astronómicas internacionales, tales como medallas académicas y otros premios, y e) los astrónomos mexicanos participan también en comités encargados de otorgar tiempo de telescopio en los observatorios nacionales de Estados Unidos, como el Observatorio Nacional de Kitt Peak, o internacionales como el Observatorio Internacional de Cerro Tololo en Chile y el Hubble Space Telecope.

Las tres principales revistas del mundo en astronomía son: el Astrophysical Journal, el Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, y Astronomy and Astrophysics. Las dos primeras empezaron como revistas de la American Astronomical Society, de Estados Unidos, y de la tercera del Royal Astronomical Society de Inglaterra que empezó como una revista europea. Ahora las tres se han vuelto, en gran medida, revistas internacionales donde publican astrónomos de todas partes del mundo. Los astrónomos mexicanos publicamos en las tres revistas mencionadas. Las tres revistas someten los artículos propuestos por los autores a arbitrajes rigurosos por expertos mundiales en el tema del artículo. Una fracción considerable de los artículos de la comunidad mexicana es publicada en estas tres revistas. Además, los astrónomos mexicanos somos requeridos por ellas para arbitrar artículos de astrónomos de todas partes del mundo.

Desde 1974 publicamos la Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica en inglés, idioma que se ha convertido en lo que era el latín en la edad media, que es la lengua franca de los científicos de todos los países del mundo. Los artículos de nuestra revista también son arbitrados por expertos mundiales y además publica artículos de astrónomos de todas partes del mundo. Nuestra revista también se utiliza para publicar las contribuciones presentadas en simposios internacionales, principalmente aquellos que se llevan a cabo en Latinoamérica.

Formación de recursos humanos y discusión

La formación de recursos humanos involucra a los astrónomos mexicanos en diversos aspectos educativos, se inicia con la divulgación de la astronomía, y continúa con estudios de licenciatura, maestría, y doctorado, estudios que se combinan con la investigación que empieza desde la licenciatura y continúa en la maestría, el doctorado, el postdoctorado, e inclusive con los trabajos realizados conjuntamente por grupos formados por investigadores jóvenes e investigadores más maduros.

Uno de los elementos necesarios para realizar investigación de frontera incluye la obtención de datos observacionales de alta calidad. Tenemos la fortuna de contar con uno de los sitios más propicios del hemisferio norte, si no es que el mejor, para hacer observaciones en el óptico y el infrarrojo, me refiero al observatorio de San Pedro Mártir en Baja California. Desafortunadamente el telescopio principal en ese observatorio se inauguró en el lejano 1979 y es relativamente pequeño, el espejo principal tiene 2.1 metros de diámetro. Requerimos de un telescopio moderno con un espejo más grande para avanzar en el conocimiento del universo y desarrollar la ciencia básica de nuestro país.

¿Por qué los países desarrollados dedican un porcentaje alto de su PIB a la ciencia y la tecnología y los países subdesarrollados un porcentaje pequeño? Porque los países desarrollados saben que el gasto en ciencia y tecnología permite un desarrollo económico mayor. Además tienen claro que trae otros beneficios, como un sistema educativo de mayor calidad y una cultura científica tecnológica necesaria para tener el apoyo de la población para los planes de desarrollo de esos países.

En los países desarrollados se conocen las cuatro premisas siguientes: a) todas las ciencias básicas están relacionadas entre sí y el avance de una de ellas propicia el desarrollo de todas las demás, b) las ciencias básicas están relacionadas con las ciencias aplicadas y el desarrollo de las ciencias básicas lleva al desarrollo de las ciencias aplicadas, c) las ciencias aplicadas están íntimamente ligadas con la tecnología y el desarrollo de las ciencias aplicadas lleva al desarrollo de la tecnología, y d) el desarrollo de la tecnología lleva como consecuencia el desarrollo de la economía.

Daré el ejemplo de la óptica en México. La óptica tiene aspectos de ciencia básica, ciencia aplicada, y tecnología. El desarrollo de la investigación en óptica surgió en los años sesenta en el Instituto de Astronomía de la UNAM por la necesidad de los astrónomos de contar con instrumentos para observar el cielo. En la actualidad hay más de 200 doctores en óptica en el país y se puede trazar su árbol genealógico al conjunto de ópticos que empezaron su carrera en el Instituto de Astronomía.

En resumen, la calidad de los astrónomos mexicanos es similar a la calidad de los astrónomos de los países desarrollados, pero el impacto de la actividad astronómica en nuestra sociedad ha sido mucho menor debido al reducido número de astrónomos mexicanos por millón de habitantes en comparación con el número de astrónomos por millón de habitantes de los países desarrollados. Y como mencioné anteriormente el desarrollo de la astronomía, así como el de las otras ciencias básicas, es necesario para el desarrollo cultural, educativo, tecnológico, económico y social del país.


*Miembro del Consejo Consultivo de Ciencias,
Investigador emérito del Instituto de Astronomía, UNAM.
Extracto del libro Hacia dónde va la ciencia en México: Astronomía y Astrofísica. 

 

Inicio